El Cascarrabias

En la vida civil no digo tacos, soy muy amable, mantengo la ética y el estilo hasta límites rayanos con la estupidez. Es el momento en que necesito desfogarme. Así, nace el gran cascarrabias. El gran cascarrabias o de como la vida moderna nos hace decir tonterias. Estas son las mias, dichas para mi mismo. Si te gustan, de acuerdo. Si no, pues tambien. Y si me insultas, tu más. Hago mia la frase de W.C. Fields: "Dicen que soy xenófobo. Se equivocan: odio por igual a todo el mundo"

miércoles, 1 de octubre de 2008

El niño imperativo


Tres exámenes tres tiene mi hijo mayor. Y como es de los que hay que perseguir para que estudie, me he resignado a no hacer nada (más) de provecho esta tarde, vigilando ocasionalmente y preparándole examenes.

Como la concentración para la lectura se vuelve tarea de titanes en estas circunstancias, tengo de fondo la TV, más que nada para no dormirme.

Vale.

Y a resultas de eso, invade mi casa a través de la pantalla una señora contando los problemas de su hijo. A todo esto, la señora y su marido más parecen los abuelicos del niño, pero vale. Repiten una y otra vez que como su hijo es "imperativo" porque lo ha dicho un médico "de pago", lo han expulsado del colegio.

Parece ser que el tal vándalo de cinco años le arreó una somanta de palos a un compañerete. Obviamente, si yo fuera el papase de la otra creatura, mi opción no hubiera sido pedir la expulsión del agresor, sino partirle las piernas al papase barra mamase del cabroncete de turno. Claro que viéndolos igual me daba pena geriátrica.

La cuestión es que el rorro en cuestión parecía más que un tierno infante un guitarrista de Judas Priest. Joder con las melenas del niño. Pero señora ¿no se da cuenta de que en este caso el hábito y el monje van de la mano? ¿que si disfraza de gamerro a su hijo pequeño, este va a terminar siendo gamberro?. Coño, si fuera un mozo de 17 primaveras, vale. 17 cerdos podría tener y le serian más rentables, pero contra los elementos, llámense hormonas en un saco, no podría luchar. Pero... ¿un petardo de cinco años lleva esa melena por motu proprio?... y no me venga que cree que eso es una marca de lavavajillas, que también podría ser. Rápenlo al cero y pónganle música de Mozart, si no es así, alistenlo a la legión cuando tenga edad y que allí se ocupen de enderezarlo.

¿Y con ese pelo quieren que se porte bien?. Hay que joderse. Vivan las cadenas y la incultura.

Etiquetas:

2 comentarios:

A las 15 de noviembre de 2008, 20:28 , Anonymous Anónimo ha dicho...

yo entre a esta pagina a encontrar alguna solucion para mi nino imperativo no payasadas ke educacion

 
A las 25 de noviembre de 2008, 13:20 , Blogger El Cascarrabias ha dicho...

Valiente gilipollas, que eres inculto y presumes de ello: eres el resumen de los daños que la LOGSE ha creado en España.

Que te jodan.

No, mejor no, que te gusta.

 

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal